sábado, 20 de enero de 2018

Lo que te hace el amor. Mi nueva vida de "casada".

Llevo mucho sin escribir, sin coger mis muñecas y probablemente sin encontrarme a mí misma. Más que una entrada alegre de las mías, esta viene a ser una reflexiva con un toque de tristeza, ironía y de reflexión a la que os invito a aconsejarme. 

Os he ido enseñando algunos pequeños cambios que le iba haciendo a la casa de mi novio. En este momento, ya llevo unos dos meses de convivencia calcularía. He usado la palabra convivencia porque ha sido la forma más "usual" de llamar a estar en su casa metida por largo tiempo pero realmente convivencia se convierte en la palabra inadecuada si os digo que convivir, a lo que hace referencia el término en cuestión, no es. Os lo explico: lo veo cuando aparece para cenar, ve televisión más que habla, llega la hora de ir a dormir y vuelta a empezar. Le venga el día con trabajo o sin trabajo, lo cierto es que a mí siempre me queda ese pequeño tiempo sobrante del día a excepción de rara vez que tenga para mí una hora u hora y media más de estar "cerca". A veces intento pensar que esto le debe pasar a más gente por cuestiones de trabajo pero en mi caso lo empiezo a llevar mal. Me desanima demasiado esto.

A esto debo sumar mi choque con la realidad más dura del matrimonio. Cuando conocí a mi ahora pareja, no quería que me conquistase porque no quería novio, quería ser soltera (jaja quizá este sea el problema) pero él insistió, insistió y aquí estamos, ahora tengo novio y vivo bajo su mismo techo. El matrimonio es impensable, eso si sigue sin variar en mi cabeza. La cosa es que la vida es muy distinta cuando uno es soltero a cuando uno está o convive con alguien. El noviazgo no es que sea bonito porque en nuestro caso yo soy muy realista y él igual y efusividad del amor es probable que apenas hubiese, no sé si me explico, pero la vida de pareja es demasiado compleja: sumas los problemas que antes tenías a tus nuevas obligaciones y a la otra persona. Esto es lo que comienza a superarme y me pregunto si solo me sucede a mí del mismo modo en que no parezco coincidir con "lo normal". ¿No se supone que los primeros meses de "casados", e incluso he oído años, son los mejores o más bonitos?" pues yo me pregunto que me sucede a mí que no coincido en mi relación con lo anunciado. 

Os resumo mis dos primeros meses de "casada": Si no le quisiera y supiese que me quiere y necesita, correría a recuperar mi soltería pasada. Sin embargo, me permito aún el beneficio de dudar si debería hacerlo o seguir aquí intentando adaptarme a la "nueva vida". 

Mis rutinas tienen ahora más obligaciones que dependen de mí como fregar, barrer, poner la lavadora, cocinar, etc. Es evidente que en muchas parejas se comparte pero mi novio viene con marca de mimado y lo máximo que he conseguido, y creo que conseguiré, es que cocine usando la piedra o la plancha. Y, si lo he conseguido, ha sido porque le encanta comer la comida cocinada así y parece que eso no le pesa demasiado e incluso le gusta. 

He descubierto lo que significa el término "cuñado/a" y es algo así como si uno de repente pasase a estar fichado por algo y fuese objeto de seguimiento esporádico. No sé si os ha pasado o exagero pero os juro que me siento así si comparo mi "libertad" de soltera con ese peso que siento tener hoy. Por ejemplo: mi cuñada sabe perfectamente todo lo que le gusta comer a mi novio y aprovecha cada vez que me ve para una breve exposición de lo que debería o debo cocinar o como debo de hacerlo. Es más, dos veces ya, a las dos menos diez me ha tocado a la puerta y la que abrí (la otra estaba en la ducha y no era plan) traía en sus manos un taper/tupper o como se diga con una sopa porque mi novio estaba resfriado.  Tanto mi cuñado como ella me insinúan que, a su parecer, debería estar levantada antes e incluso ella opina que esto mío se debe a que no sé llevar una casa. No os preocupéis, sigo durmiendo lo que apetece y no encuentro tanta diferencia de esta casa con la de mi mamá. Opinan sobre mi capacidad de comprensión en lo que afecta a las salidas de mi novio. Evidentemente debería ser más flexible a su modo de ver pero es que cuando él me conoció ya sabía lo extrema que era yo. Desde que tengo cuñada no necesito báscula. No sé si esto último os ha sacado una sonrisa pero os juro que es cierto; a mi cuñada le bastan dos minutos de mirada fija en la zona media de mi cuerpo, cada vez que coincide conmigo, para ofrecerme la preciada observación de "has engordado". Esto es algo que siempre gusta oír, no como el "has adelgazado" que tan poco se comenta. Y podría seguir y continuar con las apreciaciones y observaciones pero lo resumo como que hagas lo que hagas se va a notar, se va a comentar y te va a agobiar. 

Los suegros...soltera no tenía suegros pero, en mi caso, se hacen notar menos que los cuñados. Probablemente sea compensación universal para poder sobrellevarlo. Lo único que me agobia es el tema del dinero. A veces me gustaría que su hijo estuviese con alguien que lo quisiera como yo pero tuviese la nómina de un alto cargo político, un banquero o un algo que ponga más ceros y una primera cifra al cero que tengo yo en mi banco. 

Los ligues. Sigo teniendo esa facilidad de conquista que siempre he desaprovechado por decisión propia y sigue sin variar ahora por decisión propia y por amor. Es decir, sigue habiendo hombres de todos los tipos que reparan en mí y desearían conocerme. Pobres, he llegado a la conclusión firme de que se crean una idea de mí que no es pero me vuelve una mujer cercana a su "idea perfecta de mujer" o no sé. El caso es que sigo teniendo enamorados que suspiran al verme y piensan en lo afortunado que es mi novio. Me gustaría poder decirles que pidan referencias a mis cuñados para ver la realidad y asesinar esa idea creada en sus mentes pero sería como aceptar que sé que tendrían algo más conmigo que una amistad simple o conocidos. La cosa es que, cuando estás "casada" la vida te pone gente que en todos los años de tu soltería no asoman ni asomarían pero ahí están y encima pertenecen a este grupo de hombres cuyo defecto parece estar oculto. Todo continúa igual pero eso te sepulta más al pensar en los defectos de tu marido y lo perfecto que podría ser otra elección que hubieras hecho jajaja. Por suerte, existe el amor y ves lo bonito de tu marido también y continúas sin ganas de ser soltera para poder reelegir nuevamente. 

Y no sé, por ahora creo que es un resumen rápido sobre los cambios de la vida de una recién casada que soltera estaba cómoda. Vamos, que viene a ser un resumen de lo que te hace el amor porque sin amor yo no estaría en este punto de la vida. No sé como os ha ido a los/las demás los primeros meses de casados pero prefiero pensar que no todo era tan bonito como lo venden para no deprimirme más mientras yo sigo intentando adaptarme a mi nueva realidad de vida aunque también deseo que de verdad tuvieseis unos primeros meses u años de casados bonitos y no de crisis existencial como empiezo a tener yo jaja. Os mando un saludo y prometo intentar escribir más pero soy muy desastre como os cuento. Hasta la próxima y gracias por leerme. 

sábado, 4 de noviembre de 2017

Un fondo básico para las fotografías de muñecas

Cuando llegó mi primera muñeca, Leonor, recuerdo que le hacía las fotografías en infinidad de lugares pero desconocía la creación de un fondo fácil y sencillo, como el que voy a enseñar, que ahora uso bastante por comodidad y rapidez en las fotografías sencillas o básicas que hago en casa.



Consiste en utilizar una o dos cartulinas. En este caso yo utilizo dos (una para el suelo o parte baja y otra para la parte posterior o trasera). Me es más cómodo aunque, como no tengo colores iguales repetidos, yo los uso de distinto color.

Lo que hago es mantenerlas con algo de peso y altura suficiente para hacer las fotografías cómodamente. En este caso cogí lo primero que tenía a mano que era el soporte con el papel de cocina y el jabón lavaplatos.



Y después coloqué sobre la cartulina las cosas que iba a utilizar para adornar un poco la sesión de fotos antes de ir a por mi muñeca. En este caso he cogido unos duendes que tenía por casa y que tienen mucho que ver con Nehira.

El resto ya es jugar con la cámara y un poco de edición (en mi caso uso photoscape). Y este es el resultado:












Espero que os gusten. Gracias por leernos. Un saludo y hasta la próxima.



miércoles, 1 de noviembre de 2017

Una vela en el día de los difuntos



En el día de los difuntos, Ophelia y yo hemos puesto una vela blanca y hemos orado por los que nos faltan. Me ha explicado que, cuando alguien fallece, desde el otro lado tiene la oportunidad de observarnos y seguir, con total respeto de nuestra intimidad, lo que sucede aquí a través de la mente y el pensamiento.

Que cuando meditamos (nos relajamos de un modo profundo y muy espiritual) o nuestra mente contempla amor y paz, pueden acceder más fácilmente a nuestra cercanía pero, por otro lado, cuando los pensamos con tristeza o rabia es como si creamos un muro que dificulta su acceso hasta nosotros.

También me ha contado algo que desconocía y es que la combustión de la llama parece ralentizarse o ir más lenta cuando cruzar al otro lado les cuesta un poco, aunque es algo que raramente sucede. Así que hemos contribuido con un poquito de luz para todos/as aquellos que ya no están en un modo físico, aunque sí lo estén de forma más trascendental.

Y, algo que especialmente nos podemos aplicar para la noche de "Halloween" todos los miedosos como yo es que, según dice ella, lo peor que podemos hacer es tener miedo si algo nos asusta en ese día u otro cualquiera del año. Mentalidad en calma, fuerza, oración y valentía son la mejor protección que me ha recomendado. Así que los ajos, que a veces hemos visto en películas de vampiros, habrá que destinarlos por siempre a la cocina ya jajaja.

Buen día de todos los difuntos. Hasta la próxima entrada.

martes, 31 de octubre de 2017

Una mirada al pasado por Halloween

Aprovechando que estamos ante la noche de  Halloween, he recuperado unas fotografías antiguas de una kedada que hicimos con este motivo en Granada. Son prácticamente de cuando empecé en este mundo de las muñecas pullip pero solamente he encontrado una de una sesión más actual de Alyssa por ahora. 


Una general del mogollón de muñecas que juntamos en aquel entonces.


Aquí Leonor, mi pullip clarity.




Y una pullip modelo paja vestida de angelito 



Aquí vemos a una inocente pullip papin


y en esta a una preciosa vampiresa que ahora mismo no sé si es un custom o una pullip marianne fijándome en el maquillaje que tiene pero con cambios y colmillos


Esta es una pullip Kirsche con un cambio de pelo


Y esta es la foto de Alyssa (mi pullip Adsiltia) ya de una sesión más reciente que debo de tener completa por algún lugar del ordenador jaja.


Os deseo una buena noche de Halloween a todos/as los que lo celebréis,  aunque quizá ya lo hayáis celebrado el fin de semana como he visto que ha hecho mucha gente. 

Me despido hasta la próxima. Gracias por leernos.