jueves, 6 de julio de 2017

Renovando y pintando unos cuadros para casa

Hoy vengo a enseñaros los cuadros de los que os hablaba de pasada en esta entrada. Eran de mi mamá y estaban bien, pero con el paso del tiempo y el uso tenían algunos roces, rasguños, marcas de uso...que hacía que mi mamá ya los hubiese sustituido por otros nuevos y pensase en tirarlos hace ya bastantes años. A mí me gustaban, pensé en poder darles algún día uso y los guardé. Ha llegado ese día.


El cuadro de la Alhambra de mi querida Granada era de un tamaño bastante bueno para hacer de él un cuadro central, así que compré reparador de madera y rellené lo dañado para reparar esos pequeños desperfectos que lo hacían menos vistoso. He cambiado la lámina por una fotografía que imprimí en Media*markt porque en ese tamaño el precio de la impresión de una fotografía como poster me salía a un precio que estaba bastante bien.



Los demás pertenecían a una colección de seis cuadros cuyo color era muy bonito, pero también se notaba el paso del tiempo en ellos. El filo que se ve intenté rellenarlo de reparador de madera con la idea de que pudiesen verse totalmente lisos (sin ese hueco) y las láminas también las cambié por unas de decoración o diseño más moderno.



Y, teniendo el material ya preparado y desmontado,los pinté todos de color blanco (al igual que el mueble que os enseñé en esta entrada) para que el blanco fuese el mismo y hubiese cierta sintonía.




Y así han quedado "restaurados" y colgados los cuadros ya en la pared. En el central he puesto una fotografía de mi pareja y mía como os comentaba, y los otros decidí poner un marco interior en colores variados, hecho con una simple cartulina, sobre el que incrusté pequeñas láminas con mensaje. Otro de estos marcos lo puse en la pared lateral sobre la televisión y el sexto no lo he utilizado al final jaja.

Aunque parece, en foto, que la pared queda un poco "vacía", cada vez que abro la puerta del comedor y la veo siento que está completa. Cuando te acercas o adentras en la habitación parece que la llenan en la justa medida en que necesito ver espacio "despejado/libre" y espacio "ocupado". Además de lo agradecida que estoy a estos cuadros porque momentáneamente me he ahorrado el comprar otros y he podido invertir ese dinero en otras cosas, debo decir que cada vez que los miro recuerdo que llevan un poco de mí y un poco de la casa donde me crié y me siento aún más contenta al verlos. En decoración, además de no entender nada, ya veis que soy bastante sencilla, básica y práctica jaja.

Hasta aquí la entrada de hoy 😊. Estoy segura de que lleva el sello de Micaela (por el deseo de dar una nueva vida a los objetos o muebles), Berenice (por la carga afectiva que impregna a los mismos) y Naia (por la necesidad de armonía, por el uso del colorido en el fondo de los marcos, etc) 😃 y espero que os haya gustado la renovación de estos cuadros que me han ayudado a dar una versión más juvenil y sencilla a esta estancia de la casa. También estaba la opción de poner lienzos, pero yo me decanté por el uso de estos cuadros a la hora de decorar o rellenar la pared frontal de la estancia.   Hasta la próxima y gracias por leernos!😙




No hay comentarios:

Publicar un comentario