martes, 30 de mayo de 2017

Renovando un muble con unas capas de pintura.

Estoy liada intentando preparar la casa donde espero pasar muchos años de mi vida jaja. Una vez esté allí supongo que dedicaré más tiempo al blog, a las fotos y a mis muñecas. Y digo supongo porque mis planes nunca salen del todo como organizo jaja.

Hoy, antes de irme a la casa para seguir intentando hacerla un poquito más "mía", he pensado en subir un post. La verdad es que hoy "me toca" reparar todos los arañazos o "desperfectos" que le veo a las paredes de las escaleras y, cuando digo les veo, es porque a mi me desconcierta pintar la casa y ver que siguen ahí. Así que en unos minutos me iré a coger la espátula y ponerme pringosa rellenando arañazos propios de la edad o del uso (cosas que pasan cuando uno vive ahí por mucho cuidado que se tenga).

A lo que iba! Que voy tan lenta, y lo que me queda, que hoy me apetecía salir un poco de mi rutina y he pensado en compartir la pequeña mejora de un mueblecito que había en la casa.  Os lo presento el Antes y el después:





Este mueble estaba en una habitación de desahogo muy bien pensada, la verdad, junto con dos barras llenas de perchas, espejo y unos soportes de plástico para colocar zapatos. Cuando lo vi pensé que tenía que mejorarlo de alguna forma por poco que fuese porque era mejorable su apariencia exterior y era muy fuerte y duro, es decir, era un mueble cuyo uso le iba a seguir dando para guardar cositas. Realmente, cuando vi la casa, sentí la necesidad de encontrar mucho más "espacio de almacenaje" y no iba a desaprovechar ninguno que estuviese a mi alcance jaja.




Lo primero que tuve que hacer fue comprar reparador de madera y empezar a rellenar huecos donde faltaban trocitos de madera que, aunque el cajón los tapa, a mi no me costaba mucho darle con un poco de pasta o masilla para rellenar en lo posible. También lo intenté con la puerta aunque las vetas las sigo viendo de algún modo ahí, no he sabido quitarlas como hubiese querido. También me puse con taquitos de lija a darle por toda la parte exterior.


Temía que el tiente de la madera pudiese salir a la hora de darle pintura, así que intenté prepararlo lo mejor que pude antes de aplicar la pintura blanca para madera que compré. La verdad es que le puse varias manos de pintura y con brocha, no utilicé rodillo porque me manejo mejor con la brocha aunque se note el trazado (cosa que no me gusta pero si debo elegir...yo me siento más cómoda con la brocha) y no se ha quedado como yo quería pero al menos he logrado renovar un poco la apariencia que el mueble tenía.

Mi idea era dejar el mueble en el mimo lugar pero al ver el exterior pintado (es lo único que he pintado porque ahora mismo tengo mucho por hacer y me ocuparé del interior más adelante cuando viva ahí ya) me planteé reemplazar el mueble donde estaba colocada la televisión por éste una vez barnizado (no tengo foto tras el barniz pero oscurece un poco el blanco simplemente). A mí el que había no me terminaba de cuadrar con nuestra edad y había pensado en "sacrificar" el mueble que yo quería comprar para otro espacio por cambiar el de la televisión. Por suerte, este mueble blanco me permite cambiar la antigua mesa de la tele y comprar mi mueble deseado para otra estancia que ya enseñaré por aquí. Cosa que me hace muy feliz 😊😊😊. Este es el que había en el comedor.



Con el tiempo es muy probable que este mueble acabe en la misma habitación de donde salió jaja pero por ahora su función es ser el mueble de la tele y es que, si fuera por mí y pudiese, cambiaría un millón de cosas desde ya jaja pero las cosas hay que hacerlas poco a poco, progresivamente y la verdad es que a mi me gusta mucho entretenerme con estas cosas (será influencia de Micaela...jaja). De primeras tengo muchas cosas en mente y poder usar este mueble con este fin me permite no tener que comprar uno nuevo de inmediato, aguantar hasta que podamos darle un cambio mayor al comedor y comprar con ese dinero otras muchas cosas que tenía en mente y a las que en la lista de prioridades (aunque eso va en función de gustos y necesidades) los he puesto por encima de comprar un nuevo mueble de tele. 



Y este es ya el mueble, antes del barniz puesto en modo provisional, colocado en nuestro comedor. Le hubiese cambiado los tiradores pero los muebles del comedor que, vamos a aguantarlos también lo que podamos, son oscuros también y la verdad es que estaban muy duros y su antigüedad me hizo estarme quieta a poder estropearlo. Ahora me falta ya cambiarle las bisagras por unas nuevas o apretarlas un poco para que las puertas no vayan a ceder con el tiempo, forrar el cajón con un papel bonito para gusto mío y no sé si la balda interna, y pintar la cara interna de las puertas o empapelarlas compañera de la balda, supongo que lo veré más adelante cuando me ponga con él dentro de unos meses y se convierta en mi nueva distracción como otras muchas cosas que me quedarán por hacer a modo de detalle y remate de mucho que estoy haciendo ahora más "prioritario". 

No es un gran cambio porque sólo se trata de pintura, pero creo que lo renueva un poquito 😊.

Y ahora toca irse a ocuparse de la pared para coger el rodillo pronto. Hasta la próxima entrada y gracias por leernos!!